diumenge, 28 de juliol de 2013

LA CARICATURA POLÍTICA (III)


EL CASO ESPAÑOL

La caricatura española alcanzó su mayor calidad artística a finales del siglo XVIII con las series de Goya Los Caprichos y Los disparates.

Los gobiernos absolutistas y la censura de prensa que ejercieron, no permitieron que en el siglo XIX se desarrollaran muchos ejemplos de prensa satírica. Fue a principios del siglo XX cuando estas publicaciones proliferaron dando comienzo a la época dorada de la caricatura española, Ortego, Alenza, etc., fueron algunas de las firmas de la época. Más tarde destacaron Sileno, Tovar, Tono y Apel.les Mestres entre otros.

La aparición de la prensa política y de partido supuso un auge de la caricatura, en ella destacaron el gallego Castelao con series como Galicia Mártir y Atila en Galicia, y el catalán Opisso, de clara influencia francesa, que dibujo para L’Esquella de la Torratxa y el Cu-Cut. El caricaturista político más prolífico del periodo de 1929-36 fue Feliu Elías conocido como Apa y que trabajó para La Publicidad y Mirador.

Castelao

En plena Guerra Civil los caricaturistas pasaron a formar parte de las oficinas de propaganda y dibujaron para carteles y la prensa de trinchera como El Miliciano o La Ametralladora que dirigió Miguel Mihura y fue el antecedente de la mítica La Codorniz fundada en 1941. Ya en plena posguerra los dibujantes Mingote, Chumy Chúmez y Serafín recogieron el relevo en una época en que la censura y la situación política y social hizo muy difícil el trabajo de los humoristas gráficos. En el franquismo y en plena transición, la prensa satírica conoció momentos de esplendor. Forges, Máximo, Peridis, Summers y Perich realizaron su trabajo en Por Favor o El Jueves fundada en 1977 y única de aquellas revistas que aún se sigue publicando. La censura y el “secuestro” de medios era el pan de cada día en aquellas épocas. Ser caricaturista político era una profesión de alto riesgo, triste muestra de lo dicho fue el atentado fascista contra el semanario El Papus en 1977 donde murió el portero de la finca.




La caricatura política hoy forma parte de la sección editorial de muchos diarios y revistas de información general, aunque la prensa de sátira política propiamente dicha, es muy escasa en estos momentos. La caricatura radiofónica y televisiva ha tomado el relevo, el caso más destacado lo tenemos en los famosas Noticias del Guiñol del Canal Plus que continúan el ejemplo ya citado de la televisión inglesa.





© JAVIER CORIA